Cómo cuidar tu piel con urea pura y ácido láctico bajo la ducha

¿Sales de la ducha y sientes tu piel seca? Seguramente cuando estas en la ducha te concentras tanto en relajarte y evadir los problemas que muchas veces olvidas las necesidades de hidratación que requiere tu piel y no utilizas los productos adecuados, por eso, en esta ocasión te recomendaremos implementar a tu rutina de cuidado de la piel un producto único, nos referimos al gel shower y no cualquier gel shower,  los ingredientes clave para hidratar tu piel son la urea pura y el ácido láctico.

La urea pura y el ácido láctico trabajan juntos para brindarle hidratación a tu piel, y es que cada ingrediente otorga grandes beneficios a tu piel. Por ejemplo, la urea pura ayuda a revenir la perdida de agua que poseen los tejidos de la piel, manteniendo la humedad natural en los niveles adecuados, ya que si la piel pierde hidratación se torna seca y reseca. Asimismo, favorece la descamación natural y la flexibilidad de la epidermis, pues estimula la proteína estructural y el sistema inmune de la piel.

Mientras que ácido láctico tiene un efecto revitalizador, debido a que potencia la hidratación y aumenta la elasticidad natural de la piel. Además, actuará como un exfoliante y ayudará a eliminar las células muertas y despigmentar poco a poco las manchas. Este ácido ayuda previniendo la aparición de imperfecciones y otras afecciones que dañan la piel a causa de los efectos de los radicales libres, contaminación, estrés, entre otros.

Además de los beneficios que aportan estos ingredientes, utilizar  gel de ducha le brinda a tu cuerpo un cuidado intensivo mientras te bañas, pues su formato geloso hidrata y limpia la piel a profundidad, dándole a tu piel una sensación de frescura , así evitarás que se reseque durante el día. Es ideal para cualquier tipo de piel, en especial si es seca o sensible.

Anímate a utilizar gel shower es super sencillo y también es un producto bastante higiénico ya que no se expone a contaminantes externos al estar contenido en una botella:

  1. Humedece un poco tu esponja o zacate y aplica una cantidad suficiente de producto (bastará con el tamaño de una moneda de 10 pesos)
  2. Aplica un poco de presión y comienza a frotar la piel de todo tu cuerpo con el zacate o la esponja, posteriormente enjuaga y ¡listo!

Recuerda siempre revisar la etiqueta de tus productos de cuidado de la piel, ahí encontraras información sobre su uso adecuado, los ingredientes que contiene, las advertencias y la caducidad.

No olvides, cuida tu piel comprando tus productos dentro del mercado formal y recurriendo a marcas confiables y comprometidas con tu salud, belleza y bienestar. #CuidaTuBelleza

Deja tu comentario