¿Cómo analizar la seguridad de un producto cosmético?

¿Alguna vez te has preguntado cómo se garantiza la seguridad de un producto cosmético? En la vida cotidiana tenemos presentes a muchos productos cosméticos y todos ellos entran en contacto con nuestro cuerpo de manera superficial. Es por esto que los fabricantes toman como prioridad la seguridad de los productos cosméticos, razón por la cual deben contar con métodos para garantizarla. Una herramienta que se utiliza para determinar que un producto cosmético es seguro es el análisis de riesgo.

Todos los productos cosméticos se conforman por ingredientes, y esta herramienta considera la posibilidad de que alguno de estos pueda llegar a provocar efectos no deseados. El análisis de riesgo es un instrumento que considera mucha información para determinar que un cosmético es seguro, tanto para los consumidores como para el personal que se encarga de fabricar dichos productos.

El análisis de riesgo es importante debido a que algunos de los ingredientes usados en productos cosméticos podrían representar un riesgo si no se encuentran en las cantidades adecuadas, o si son ingredientes “nuevos”, que no se han usado antes para formulación de este tipo de productos. El análisis de riesgo, como su nombre lo dice, evalúa cuál es el riesgo asociado al momento en que alguien se exponga a los ingredientes y considera en qué parte del cuerpo se aplicará el producto cuando se usa, la cantidad de producto que usaremos y la frecuencia con la que un consumidor usa el producto. Inclusive, toma en cuenta si el producto permanece en nuestro cuerpo por largos periodos (como un desodorante) o si es un producto que solamente tiene contacto breve con el cuerpo (como un shampoo, que se enjuaga después de usarse).

Hay varios instrumentos que utilizan los fabricantes para determinar la seguridad de un cosmético. Por una parte, deben cumplir con la legislación en cuanto a los ingredientes que se usan en los productos; y por otro lado, existen pruebas de seguridad que se realizan a los productos antes de que lleguen al mercado formal de manera que tengamos confianza de usarlos una vez que los adquirimos.

Recuerda que comprar dentro del mercado formal te da la seguridad de que tus productos cosméticos han pasado por las pruebas necesarias para garantizar su eficacia y prevenir algún riesgo. Adquiere tus productos de marcas confiables y comprometidas con tu salud, belleza y bienestar. No pongas en riesgo tu seguridad y salud, ni la de tu familia. #CuidaTuBelleza

Deja tu comentario