Diferencia entre agua termal y agua micelar

El agua termal y el agua micelar forman parte de los productos para el cuidado de la piel, pero… ¿Sabes cuál es la diferencia entre ellas? A continuación, te diremos que es lo que las hace tan distintas y complementarias a la vez ¡Entérate!

El agua termal es un producto muy natural que se extrae de los subsuelos, esto es porque el agua de lluvia que se filtra en el suelo y durante años viaja entre las rocas del subsuelo se enriquece con minerales de la tierra, los cuales aportan beneficios para la piel.

Es el must perfecto para hidratar la piel, así que después de hacer ejercicio o actividad física, pasar mucho tiempo bajo los rayos del sol o si tu piel tiende a resecarse a lo largo del día, bastará con un ligero rocío de agua termal, te refrescará y balanceará tu pH, disminuyendo esa apariencia seca y/o enrojecida, además sentirás una sensación de frescura al momento.

Gracias a sus propiedades antioxidantes, el uso de agua termal mejora la apariencia de tu piel, haciéndola lucir más firme y fresca, evitando el envejecimiento prematuro y los signos de la edad; además si lo aplicas después de maquillarte, tu maquillaje se fijará por más tiempo.

Mientras que el agua micelar esta formulada a base de micelas con base acuosa, estas son moléculas que actúan como imanes y tienen la capacidad de atraer la suciedad y exceso de grasa del rostro, aislándola y transportándola a través del agua para eliminarla de la piel.

El agua micelar funciona como un emulsionante, lo cual permite disolver los compuestos insolubles, así que es perfecto para desmaquillarte el rostro, ojos y labios, sin importar que tu maquillaje sea waterproof, ya que las micelas encapsulas y arrastran cualquier rastro de maquillaje, dejando tu piel limpia, tonificada e hidratada. ¡Adiós make up, hola piel limpia!

A diferencia del agua termal que solo se rocía sobre el rostro, el agua micelar se aplica con ayuda de un algodón y con movimientos circulares, para quitar la suciedad, maquillaje y grasa de forma suave sin irritar la piel.

Tanto el agua termal como el agua micelar son perfectos para cualquier tipo de piel, incluso si tu piel es sensible, pues son productos que no contienen perfumes ni alcoholes, tratarán tu piel de forma suave y ligera.

¡No tienes que decidir entre uno y otro! Aunque sus funciones principales son diferentes, ambos los puedes implementar en tu rutina de cuidado facial, eso sí es importante que primero apliques el agua micelar y posteriormente aplicar el agua termal.

Adquiere tus productos para el cuidado de tu piel en el mercado formal, con marcas confiables y comprometidas con tu salud, belleza y bienestar. Una persona que se cuida es una persona que se ama. #CuidaTuBelleza

Deja tu comentario