Mitos acerca de los perfumes

Cuando hablamos de cuestiones de belleza, los mitos siempre se hacen presentes, por esta razón en este artículo te diremos la verdad sobre algunos de los mitos más populares sobre el uso de perfumes.

  1. Si te pones mucho perfume dura más

¡Falso! Es un mito, la fijación del perfume depende de tu piel; algunos expertos recomiendan no usar productos con fragancias previas como jabones con aromas para evitar que luego de aplicarlas se mezclen; te recomendamos hidratar bien tu piel, de esta forma lograrás  que tus fragancias perduren más.

  1. Frotarlo en la piel lo fija

¡Falso! Muchas personas al momento de colocarse perfume en sus muñecas las frotan entre sí; la idea de que al frotarlo fijaras el aroma es un mito; pues no hace que se fije más en la piel, sino que su esencia perdure por menos tiempo y al combinarse con la grasa o el sudor de tu piel su aroma puede cambiar.

  1. Aplicarlo sobre la cabeza daña el cabello

 ¡Falso! Es más, se recomienda aplicarlo allí ya que el cabello, por tener fibras sueltas, es un excelente difusor de fragancias. Ojo, no es que lo apliques en el cuero cabelludo, solo sobre el cabello ya que en personas sensibles si lo pones en contacto directo con el cuero cabelludo podría causar alguna irritación por el alcohol que contiene el perfume.

  1. Mancha la ropa y daña las joyas

¡Verdadero! Pero es importante tener en cuenta que depende de la clase de perfume, ya que según los expertos las manchas se generan por los aceites que contienen las fragancias, es por esto que entre más aceites esenciales tenga será mayor la probabilidad de que pueda haber una mancha. La recomendación es aplicarlo directamente en la piel y no en las prendas de vestir; ahora bien, en el caso específico de las joyas, son las perlas las que tienen más riesgo de tener alteraciones.

  1. Los granos de café neutralizan el aroma de las fragancias

¡Verdadero! Según los expertos solo podemos distinguir de forma adecuada tres diferentes fragancias de forma consecutiva, ya que después de este número se tienden a perder los aromas y ya distinguimos bien una fragancia de otra; lo ideal es oler granos de café para borrar las esencias y volver a apreciar otra fragancia.

Deja tu comentario