¿Cómo saber si tengo un cabello sano?

El cabello es un complemento de tu outfit y un reflejo de tu personalidad, por lo que un cabello desalineado, seco, áspero y dañado no es un ideal de belleza, pero independientemente de la imagen que proyecte a los demás, lo más importante es ¿cómo te sientes y te percibes tu? ¿te gusta que tu cabello este en esas condiciones? O ¿te gustaría hacer algo al respecto? En este contenido queremos darte los mejores tips para que analices el estado actual de tu cabello y sepas que productos debes de utilizar para salvar tu cabellera. Evalúa si tu cabello está deshidratado, débil, quebradizo, o si, por el contrario, se encuentra en perfectas condiciones ¡Toma nota e identifica!

¿Cómo es un cabello sano?

Flexible y fuerte: el cabello se puede desenredar fácilmente y no sufre una caída excesiva. Recuerda que lo normal es perder entre 50 y 100 cabellos al día, pero cuando la pérdida es mayor será fundamental acudir a un especialista que te oriente. Si tu cabello se troza con facilidad o al cepillarlo notas que se enreda mucho, tal vez necesites apoyarte en un buen tratamiento capilar.

Suave y brillante: un cabello saludable lo refleja ya que se ve radiante, tiene un brillo natural espectacular (no se nota grasoso) y al tocarlo se siente sedoso. Si tu cabello no tiene ese brillo o por el contrario tiene un exceso de brillo puede requerir un tratamiento particular, y si al tacto se siente áspero y seco, tal vez debas recurrir a un buen acondicionador o unas mascarillas hidratantes.

Puntas hidratadas: las puntas del cabello al estar hidratadas se mantienen cerradas y en buenas condiciones. No olvides que, para mantenerlas así, debes de tener una correcta rutina de cuidado capilar, de igual forma es recomendable despuntar tu cabello de forma frecuente. Evita hacer uso excesivo de los aparatos de calor, usa los productos adecuados para tu cabello ya que al no hacerlo tus puntas se volverán abrir, y tu cabello puede tornare seco o romperse con frecuencia y eso es sinónimo de daño. Si tus puntas ya están abiertas debes de recortarlas y recurrir a tratamientos hidratantes, busca productos con ingredientes como aceite de macadamia o argán.

Manejable y fácil de peinar: un cabello sano se peina con facilidad y no se encrespa al mínimo contacto con la humedad. En cambio, sí es muy rebelde, tiene mucha electricidad estática y sufre de frizz entonces puede estar algo dañado. En estos casos los acondicionadores pueden ser de gran ayuda en el proceso o bien puedes recurrir a un tratamiento más profesional como lo es una aplicación de keratina, un bótox capilar o algún tratamiento que ayude a fortalecer tu cabello y disminuir el frizz.

Cuero cabelludo perfecto: si tu cuero cabelludo es ligero y flexible, no presenta descamaciones, exceso de grasa o caspa entonces no tienes que preocuparte porque se encuentra en perfectas condiciones. S i por el contrario tu cuero cabelludo esta reseco o sufre de un exceso de grasa lo más recomendable es acudir con un especialista que te oriente sobre que tratamiento utilizar.

Utiliza productos que te brinden los beneficios que necesites para tenerlo sano. En casos extremos, te recomendamos que acudas con un profesional, para que te oriente sobre los tratamientos más adecuados. Recuerda que debes ser constante si quieres notar los resultados a corto y largo plazo. Así mismo, es esencial darle un cuidado diario a tu cabello para mantenerlo sano, por ello te tenemos las siguientes recomendaciones:

Utiliza un shampoo y acondicionador que te brinde beneficios de acuerdo con tus necesidades y tipo de cabello.

Ofrécele un extra aplicando una mascarilla capilar mínimo una vez a la semana.

Aplica una loción capilar que te ayude enriquecer y fortalecer el cabello; también podrás encontrar lociones que cuiden tu cuero cabelludo.

Usar un sérum capilar para proteger tu cabello, estos tienen fórmulas más concentradas que actúan con mayor rapidez.

Evita usar con frecuencia aparatos de calor como los son el secador o la plancha. Y en el caso de que vayas a hacerlo, aplica sobe tu cabello un protector térmico.

Despunta tu cabello de vez en cuando para eliminar las partes dañadas.

Aplica los productos de forma correcta siguiendo las indicaciones que se encuentran en la etiqueta.

La biotina, vitaminas B5, B6, PP, C y E son ingredientes ideales para mantener tu cabello sano, hay una variedad de productos a los que podrás recurrir.

El agua termal, el aceite de enebro y la piroctona olamina son ingredientes que puedes encontrar en productos específicos para el cuero cabelludo y te ayuden a mantenerlo en buenas condiciones.

Ahora que ya sabes cómo identificar el estado de tu cabello y como mantenerlo sano, no dejes que se dañe y actúa. Dale a tu cabello y cuero cabelludo el cuidado que necesitan utilizando productos de marcas confiables y comprometidas con tu salud, belleza y bienestar, las cuales puedes encontrar dentro del mercado formal.

¡Tener un cabello sano, forma parte de tu bienestar! #CuidaTuBelleza

Deja tu comentario